×
×
Red Internacional

Berlín. Alemania aumenta el gasto en armamento mientras miles se manifiestan contra la guerra

Fue multitudinaria pero no exactamente una protesta antibélica: los organizadores, siguiendo al gobierno alemán, hacían campaña a favor de un mayor militarismo.

Martes 1ro de marzo | Edición del día
AP Photo/Markus Schreiber

El domingo por la tarde, casi medio millón de personas se manifestaron en Berlín contra la guerra en Ucrania. La amplia avenida entre la Puerta de Brandemburgo y la Columna de la Victoria en el centro berlinés estaba repleta de gente. Muchos llevaban banderas amarillas y azules en apoyo de Ucrania y pancartas denunciando a Vladimir Putin.

Los organizadores afirman que hubo 500.000 personas, lo que convertiría a esta manifestación en la más grande que ha visto Berlín desde la protesta contra la guerra de Irak del 15 de febrero de 2003, que tuvo lugar exactamente en el mismo lugar.

Pero hoy es muy diferente a 2003. Entonces, 500.000 manifestantes intentaban evitar una guerra, y su principal objetivo era impedir que el gobierno alemán apoyara la agresión imperialista.

Ayer, sin embargo, las principales consignas eran a favor del militarismo. Una oradora ucraniano pidió al gobierno alemán que enviara más armas a Ucrania. Sí, según ella misma fue "lo suficientemente audaz como para pedir armas en una manifestación por la paz". (¡Incluso apeló a la industria armamentística alemana y lo presentó como una medida "antiimperialista"!) Otros oradores pidieron sanciones financieras adicionales contra Ucrania.

Te puede interesar: La Unión Europea destina 500 millones de euros para enviar armas a Ucrania

Estas demandas estaban precisamente en línea con la política del gobierno alemán. Esa mañana, el canciller Olaf Scholz anunció que Alemania apoyaría la exclusión de los bancos rusos de SWIFT, el sistema mundial que conecta a las instituciones financieras.

Y en un movimiento histórico, la coalición de socialdemócratas, verdes y liberales anunció que asignaría 100.000 millones de euros adicionales a la Bundeswehr, las fuerzas armadas alemanas. El presupuesto militar actual es de 50.000 millones de euros al año.

El Gobierno Federal no organizó la manifestación por sí mismo, sino que se apoyó en las ONG, las iglesias y otras organizaciones de la "sociedad civil" para impulsar más militarismo. Un representante de una de las iglesias alemanas financiadas por el Estado dijo que "Dios escucha las voces de la paz". Pero los oradores abogaron en gran medida por una mayor agresión contra Rusia.

Especialmente inquietante fue el discurso de Frank Werneke, máximo burócrata del sindicato del sector servicios ver.di. En nombre de los trabajadores organizados, pidió más sanciones contra Rusia. Los sindicatos deben luchar por la unidad de los trabajadores a través de las fronteras, y no para castigar a los trabajadores de la Federación Rusa por las acciones de su gobierno gángster.

Te puede interesar: Tras anuncio del rearme alemán, sube un 85 % el valor de las empresas de armas

Las sanciones en general se presentan como una alternativa pacífica a las medidas militares. Pero aunque la exclusión de SWIFT se dirige a los bancos y oligarcas rusos, que realizan transacciones financieras transfronterizas, esos oligarcas tienen mucho capital en casa. Otras sanciones afectarán principalmente a las masas rusas en forma de precios inflados, posible escasez de productos básicos, etc.

Las sanciones financieras, aplicadas por los países más ricos del mundo, no son más que otra forma de violencia imperialista.

Un argumento especialmente desconcertante vino del líder de Greenpeace en Alemania. Dijo que las sanciones contra Rusia conducirían a un menor consumo de gas natural en el país, lo que aceleraría la transición a las energías renovables. Esto es increíblemente cínico: ¿está dispuesto a sacrificar a unos cuantos miles de eslavos para conseguir más subvenciones para las empresas alemanas que producen turbinas eólicas? También es poco realista a nivel puramente técnico. La militarización es extremadamente destructiva para el medio ambiente; de hecho, el ejército de Estados Unidos se encuentra entre los mayores emisores de CO2 del mundo. Los miles de millones en nuevos gastos militares no estarán libres de carbono.

La manifestación del domingo fue un excelente ejemplo de lo que Antonio Gramsci llamó el "Estado integral": el Estado capitalista se apoya en burocracias semiautónomas para fabricar consentimiento y reforzar la hegemonía burguesa.

La mayoría de los asistentes a la manifestación estaban horrorizados por las escenas de guerra tan cerca de casa: Kiev está a sólo 1.200 kilómetros de Berlín. Sin embargo, este genuino anhelo de paz está siendo manipulado y transformado en apoyo al militarismo. Así tuvimos la trágica escena en la que la clase trabajadora y los pobres de Berlín aplaudían las demandas de que se dieran incontables miles de millones a los fabricantes de armas.

Los burócratas recordaron a la gente que las sanciones también provocarían dificultades en Alemania, en forma de aumento de los precios de la energía y de la inflación general. Pero dijeron que éste era un pequeño precio a pagar por la "libertad". Una cosa está clara: estos burócratas millonarios no van a renunciar a sus sueldos en el espíritu del "sacrificio compartido".

A pesar de lo que afirmaron numerosos oradores, la OTAN no ofrece ninguna protección contra la guerra en Europa. Todo lo contrario: La OTAN dirigió las guerras contra Serbia en 1999 y contra Afganistán en 2001. El aumento de la militarización que exige la OTAN sólo conducirá a nuevas guerras.

Un auténtico movimiento antibélico debe ser independiente del Estado alemán y de las burocracias que lo apoyan. Nos oponemos a la guerra reaccionaria de Putin, pero esto no significa que apoyemos a los gobiernos imperialistas unidos en la OTAN.

La única manera de detener las guerras imperialistas es construir un movimiento obrero independiente que luche por el socialismo. Al romper con los gobiernos capitalistas, podemos crear la unidad con la clase obrera en Rusia, Ucrania y en todo el mundo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias