×
×
Red Internacional

Perfiles. Dante Delgado, de porro del PRI a dirección de Movimiento Ciudadano

El coordinador nacional de Movimiento Ciudadano tiene una larga carrera política, porro en la Universidad Veracruzana, hombre de confianza de Gutiérrez Barrios, compañero de López Obrador en sus dos primeras campañas presidenciales.

Jueves 11 de agosto | 13:23

Dante Delgado Rannauro nació en Veracruz en 1950, proviene de una familia de clase media que ascendió económicamente conforme se desarrolló su carrera política, tuvo la oportunidad de codearse con las figuras anquilosadas del priismo en un momento en que el partido necesitaba rostros jóvenes para contrarrestar la imagen de represores.

El porro

El joven Dante Delgado participó en las Juventudes del PRI, desde la preparatoria hasta la universidad. Mientras cursaba la licenciatura en Derecho logró un papel destacado en el Frente Renovador Estudiantil Veracruzano, incluso llegó a ser vicepresidente de esta organización que se consolidó como un grupo de choque a favor del gobierno estatal, según señala Ricardo García en su tesis de maestría para la Universidad Veracruzana.

En esta organización porril coincidió y sostuvo rivalidad con Miguel Ángel Yunez, actuó de forma directa en contra de las movilizaciones de los profesores universitarios que buscaban mejores salarios, también se encargaron de desarticular los intentos de organización estudiantil que buscaban que la institución se rigiera por procesos democráticos. Su disposición a realizar el trabajo sucio y su habilidad oratoria lo catapultaron a puestos del gobierno local que supo ocupar como trampolín.

El funcionario

Desde que inició la carrera de Dante no se ha detenido, supo colocarse entre los cuadros del PRI jarocho para posicionarse paso a paso hasta llegar a ser gobernador de Veracruz.

De 1979 a 1983 se desempeñó como delegado general de la Secretaría de Educación Pública, de 1983 a 1985 ascendió a subsecretario de gobierno del estado de Veracruz, de 1986 a 1988 se convirtió en secretario general del gobierno estatal, para después de 1988 a 1992 ser nombrado gobernador interino de Veracruz mientras Gutierrez Barrios estaba de licencia para desempeñarse como secretario de gobernación ; esto marcó de forma clara el dominio y avance de Delgado en el poder estatal.

Gutierrez Barrios

Para poder ascender los peldaños del poder Dante se convirtió en el hombre de confianza de Fernando Gutierrez Barrios, quien fue nada más y nada menos que el Director Federal de Seguridad en el periodo de Díaz Ordáz, dirigió la policía secreta en 1968, lo que quiere decir que estuvo a cargo del operativo que orquestó la masacre del 2 de octubre de ese año. En pocas palabras, Gutierrez Barrios era uno de los gatilleros públicos del PRI.

Esto en ningún momento le causó algún dilema moral al joven Dante Delgado, que se colocó como la mano derecha de Gutiérrez Barrios en Veracruz y se quedó a cargo del gobierno mientras su patrón se ocupaba de la secretaría de gobernación intentando conciliar los descontentos surgidos por el fraude electoral de 1988.

El negocio

La década del ochenta representó años de bonanza para la familia Delgado, pasaron de ser una típica familia de clase media a ser importantes empresarios que conseguían jugosos contratos con el gobierno estatal.

Los hermanos Delgado compraron hoteles, iniciaron una empresa transportista que tenía contrato de exclusividad con la empresa estatal productora de Azufre. Pedro José Delgado, padre de Dante, creó la empresa “Cementos Veracruz S.A.”, la cual fue proveedora única de cemento para el gobierno de Veracruz en el periodo del interinato de Dante, a orden expresa del gobernador.

La familia Delgado amasó una fortuna y aprovechó la gran oferta de la empresa pública en el periodo de Carlos Salinas, solo como un ejemplo está el hecho de que Dante compró tres ingenios azucareros en Veracruz propiedad del Estado y que se remataron a precio de regalo.

Segunda etapa

En las altas esferas de la política burguesa las rivalidades pasan factura a lo largo de los años y del vaivén de los tiempos electorales, quienes aguardan a ocupar un escaño están a expensas del favor desde arriba. Después de que Gutierrez Barrios dejó el cargo de secretario de gobernación Dante fue alejado de México y enviado como embajador a Italia de 1993 a 1994. Luego obtuvo un cargo como procurador agrario, para finalmente estar al frente de la Comisión para el Bienestar y Desarrollo Económico Sustentable para el estado de Chiapas.

Era claro que el exgobernador y su patrón habían perdido influencia en Veracruz, en 1995 Dante fue acusado de peculado por la supuesta desaparición de cientos de millones de pesos del gasto público. Pasó más de un año en la cárcel, fue absuelto de los cargos por cuestiones administrativas, más no porque se haya demostrado la inocencia del acusado. Después de la cárcel Delgado anunció su salida del PRI en supuesta inconformidad por la centralización del poder en el partido.

Partido satélite

"Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error", esta es una frase acuñada por el mal afamado Carlos Hank González que Delgado Rannauro entendió muy bien, luego de su ruptura con el PRI se dedicó a exprimir la influencia que había ganado como gobernador de Veracruz, aglutinó a una serie de renegados priistas y figurillas del populismo hasta que logró hacer un nuevo partido político que bautizó con el nombre de “Convergencia” y que el día de hoy conocemos como Movimiento Ciudadano.

En 1997 fundó la Agrupación Política Nacional (APN) “Convergencia por la Democracia”, a la que en 1999, el entonces IFE, le otorgó el reconocimiento como Partido Político Nacional, el cual presidió Dante hasta el 2006, en este año fue elegido senador y dejó la presidencia del partido para ocupar el añorado curul.

En las elecciones presidenciales del 2000 Convergencia se une a la Alianza por México que postuló a Cuauhtémoc Cárdenas como candidato a la presidencia, la transición pactada descartó a Cárdenas como presidente pero abrió el juego electoral para los partidos burgueses, esto mantuvo con vida al partido naciente de Dante Delgado que se cobijó a la sombra del PRD en los años posteriores.

Convergencia acompañó la primera elección de López Obrador y la protesta por el fraude electoral en donde según el mismo Dante estuvo codo a codo con López Obrador, Convergencia y Delgado seguían aprovechando el creciente descontento en contra del gobierno y mantuvo su registro como partido para construir influencia en distintos algunos estados del país.

En el 2011, en una supuesta asamblea nacional del partido , se tomó la decisión de cambiar los estatutos y el nombre para convertirse en “Movimiento Ciudadano”, unos meses después Dante Delgado fue nombrado coordinador nacional y se subió de nuevo al carro de López Obrador en la campaña presidencial de 2012.

En dichas campañas electorales Movimiento Ciudadano poco a poco aumentó su presencia en el interior de la República. En las elecciones presidenciales del 2018 la cartera del PAN pesó y se sumaron a la elección de Ricardo Anaya por la presidencia, en la cual Movimiento Ciudadano consiguió su primera gubernatura.

Dante Delgado ha aprovechado la crisis de los partidos tradicionales, ha posicionado a su partido como opción de “oposición” en algunos estados del país en los que el resultado ha sido desastroso, como en Guadalajara con Enrique Alfaro o en Monterrey con Samuel García quienes ganaron electores con jingles y una propuesta política impotente para satisfacer algunas de las necesidades básicas de las mayorías.

Delgado Rannauro, su familia y sus amigos han hecho una fortuna por medio de la administración pública, detrás de los anuncios publicitarios está una ambición voraz que se ha alimentado del erario. De la mano de este viejo porro que estuvo al servicio de los perpetradores de la masacre del 2 de octubre va caminando el llamado “movimiento naranja” intentando saciar la ambición de uno más de los que aspiran a ser los dueños del poder.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias