×
×
Red Internacional

La Sección XVIII de la CNTE reinició la movilización. Exige pago por compensaciones salariales atrasadas, la contratación de normalistas y denuncia el regreso a clases presenciales en regiones del estado donde prevalece la inseguridad por el crimen organizado.

Miércoles 1ro de diciembre de 2021 | 18:25

Las jornadas de movilización iniciaron con la toma de la tribuna del palacio legislativo del estado, donde la dirigencia magisterial llamó a los legisladores y al gobernador Ramírez Bedolla a ejercer un presupuesto “responsable”, haciendo mención de la falta de pagos que padecieron más de 28 mil docentes michoacanos en los meses anteriores.

Esta irrupción se dio después de que la petición de diálogo con el poder legislativo estatal les fuera negada, por lo que tuvieron que dar “portazo” para hacer escuchar sus demandas. Sin embargo, esta acción no se replicó en otros estados donde la CNTE dirige las secciones sindicales, como en Chiapas o Oaxaca.

Te puede interesar:

https://www.laizquierdadiario.mx/Docentes-en-Michoacan-se-movilizan-por-falta-de-pagos-y-plazas-para-normalistas

Por otro lado, la secretaria técnica de la sección sindical ha declarado en entrevista que, pese a que ya se aprobó el regreso presencial a clases en más del 90% de la plantilla docente y de trabajadorxs de la educación, las y los docentes de la región de tierra caliente no volverán a clases presenciales debido al fuerte clima de enfrentamientos entre cárteles del crimen organizado, que azotan la región desde hace varios años. Si bien hasta el momento se siguen dando clases virtuales, con las deficiencias que esto implica por la falta de conectividad, el regreso sigue posponiéndose pese a que el gobierno estatal declaró el “regreso obligatorio” desde el pasado 8 de octubre, lo cual está siendo resistido por lxs docentes porque pone en riesgo su vida. Esto no tanto por lo que implica regresar sin condiciones de salubridad y pedagógicas óptimas, como sucede en el resto del país, sino principalmente por la inseguridad imperante en la región.

A estas protestas se sumaron otras, como la movilización hacia la oficina de Recursos Financieros del estado, donde exigieron el pago de 53 millones de pesos de los tres programas de la sección: el colectivo de escuelas integrales, Alfa y Centros para el Desarrollo de la Creatividad, la Cultura, el Arte y el Deporte; además de lo que todavía queda pendiente por concepto de compensaciones salariales que se adeudan desde 2019. Ante estas protestas, el secretario de Finanzas y Administración, Luis Navarro García, aseguró que los pagos se realizarán a finales de diciembre, teniendo que responder para tratar de desactivar la movilización magisterial, y todavía queda pendiente la contratación de cientos de normalistas.

Te puede interesar:

https://www.laizquierdadiario.mx/Normalistas-michoacanos-Luchamos-por-liberar-a-presos-politicos-y-por-derecho-al-trabajo

Unidad de las filas magisteriales para vencer

La lucha que están dando las y los maestros en Michoacán es justa. El derecho al trabajo y el salario completo se deben tener y la repuesta, cuando los gobiernos federal y estatales están aplicando medidas de ajuste que perjudican a los trabajadores, tiene que darse con la movilización, como lo vienen haciendo las y los educadores.

El reto político que enfrentamos como trabajadores para lograr nuestras demandas es ampliar y fortalecer al movimiento, sin confiar en las instituciones ni en el gobierno.

Lo que pasa en Michoacán no es un hecho aislado. La precarización laboral avanza en todo el país. Hay que unir las filas y demandas de todo el magisterio nacional, como la exigencia de que se respeten los derechos laborales y se basifique a todos los trabajadores de la educación; que se contrate a todos los egresados normalistas; que los salarios aumenten y alcancen a cubrir las necesidades de nuestras familias; que se construyan más y mejores escuelas para evitar el hacinamiento; que haya condiciones seguras y suficiente personal tanto docente como de salud en cada una, entre otras.

Para ello hace falta pelear por un aumento sustancial al presupuesto educativo, hasta que alcance al menos el 10% del P.I.B., el cual tiene que ser fiscalizado y administrado democráticamente por las comunidades educativas para que no lo desvíen los gobiernos y dirigentes sindicales corruptos.

Para lograr estas demandas es necesario impulsar un plan de lucha nacional de todos los trabajadores de la educación de los diferentes niveles e instituciones, que se plantee además pelear por una verdadera democratización del SNTE y de los demás sindicatos del sector, para contar con organizaciones que realmente sirvan para defender nuestros derechos.

Sin romper con la confianza en la “buena voluntad” de los funcionarios de la 4T, los gobiernos, tanto estatales como federal, siempre van a “dar largas” o a resolver a medias, en el mejor de los casos, las demandas del magisterio.

Hasta el momento, cada una de las jornadas de lucha que ha encabezado la CNTE han estado orientadas a “abrir las mesas de diálogo”, sin generar la fuerza suficiente para lograr que se cumplan nuestras demandas pendientes. Cuando era necesario y urgente rechazar contundentemente el regreso presencial a clases impuesto sin que existan condiciones seguras, lo cual ha puesto en riesgo la salud y la vida de docentes, de alumnos y de nuestras familias.

En efecto, tenemos derecho a ser escuchados y nuestras demandas deben ser atendidas. Sin embargo, a la luz de las experiencias recientes de otros sectores de trabajadores, podemos ver que la respuesta del gobierno ante cualquier reclamo obrero y popular es darle largas y negarse a resolverlo.

Por eso las y los docentes de la Agrupación Nuestra Clase opinamos que la única forma de enfrentar los ataques, reconquistar nuestros derechos y conseguir más, es a través de la movilización unitaria del magisterio nacional, en alianza con las madres y padres de familia y otros sectores de trabajadores, exigiendo al mismo tiempo la resolución de las demandas locales, sin confiar en las mesas de diálogo que hasta el momento solo han sido trampas.

Los ejidatarios y la población, con independencia de los partidos políticos en el congreso y de los empresarios, cuyo interés es continuar con la explotación de los mantos acuíferos, son quienes deben organizarse para tomar las decisiones que requieren para resolver el enorme problema del desabasto de agua en la región.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias