×
×
Red Internacional

AMLO anunció el aumento salarial a las y los maestros, que no solo está por debajo de la inflación, sino que se nos dará de forma escalonada.

Viernes 20 de mayo | 15:37

El descontento en el sector magisterial con el gobierno del AMLO es notorio en las escuelas, y era de esperarse, pues nos hizo muchas promesas sobre un verdadero cambio en la educación, y que nos iba a revalorizar. Sin embargo, ha seguido el mismo camino que los gobiernos anteriores, avanzando sobre las conquistas de la educación pública, pactando con los empresarios y los charros del SNTE el rumbo que tomará, afectando el derecho de los niños y niñas, así como de los y las maestras.

Te puede interesar: ¿Qué implicaría una verdadera revalorización del magisterio?

Salarios que no alcanzan

La crisis económica ha recrudecido las ya difíciles condiciones de vida de las familias trabajadoras; la inflación no cede, cada día los precios siguen creciendo y nos cuesta llegar al fin de quincena. En el mes abril el Índice Nacional de Precios al Consumidor se situó en 7,68%, siendo la tasa más alta desde el 2001. Pero desde el año pasado la tasa de inflación ha ido por arriba del 7%, y se acumulan 14 meses consecutivos en los que la inflación se ubica por encima del objetivo del Banxico de 3% +/- un punto porcentual.

Sin embargo, hay productos que han tenido un gran aumento, muchísimo mayor que la inflación promedio, elevándose hasta el 200%, como lo vimos con el limón, la carne, etc. Y aunque después reducen un poco ese valor, el aumento desmedido vino para quedarse. Otros productos también se han encarecido, por ejemplo el costo del jitomate registró el incremento más escandaloso en Jalisco: 66.67%, que llevó su cotización de 15 a 25 pesos por kilogramo; y la cebolla reportó un incremento máximo en Oaxaca del 57.89%, con un valor de 19 a 30 pesos. Esta situación inflacionaria ataca a los salarios de los y las trabajadoras, con un salario mínimo de $172 que hace cada vez más difícil mantenerse.

No te pierdas: ¿Cuánto gana un docente y cuánto deberíaganar?

[email protected] luchemos por mejores salarios

En el magisterio mexicano existen diferencias en los ingresos por distintos motivos. Por ejemplo, en cada estado se tiene diferentes salarios, e incluso las prestaciones no son las mismas; para muchos su salario depende de la cantidad de horas de clase que se impartan, lo que hace que surja una rivalidad entre profesores por tener más horas; incluso al ser tan bajos los salarios, los y las maestras se ven obligados a tener doble plaza u otro trabajo no relacionado con la educación, para subsistir.

Además, mecanismos como carrera magisterial y ahora el Usicamm dividen aún más a las y los maestros, sin que el esfuerzo para acreditar los cursos y las evaluaciones asegure obtener ese ingreso extra que prometían.

El aumento salarial anunciado por AMLO, Delfina y los charros del SNTE generó primero ilusiones, pero además de que es escalonado, incluso en el mejor de los casos quedó por debajo de la inflación.

En la mañanera del 16 de mayo se aclaró cómo será el aumento
Se estableció un incremento general al universo de docentes del 3.5% al salario y 1.8% a prestaciones. Adicional a ello, de manera escalonada se otorgará un aumento del 3%, el 2% o el 1% según tres grupos: A, B, C.

El Grupo A son unos 49mil trabajadores con plazas que no alcanzan a cobrar 10,000 pesos mensuales, a este grupo se le suma al 3.5%, el 3%, más el 1% de reforzamiento, quedando en 7.5% el incremento al salario y 1.8 a prestaciones.

El Grupo B corresponde a 900,000 trabajadores que se agrupan en 3 niveles de salario: Menos de 10,000 pesos (los que detallamos arriba).
De 10,000 a 15,000 pesos de salario, a quienes se les suma a su 3.5%, el 2%, más el 1% de reforzamiento, quedando en 6.5% el incremento al salario y 1.8 a prestaciones. De 15,000 a 20,000 pesos, a los cuales se les sumará a su 3.5%, el 1%, más el 1% de reforzamiento, quedando su incremento salarial en 5.5% y 1.8 a prestaciones.

Y el Grupo C, de salarios mayores a 20,000 pesos, solo recibirá el 3.5%, más el 1% de reforzamiento, quedando el aumento en 4.5% al salario y 1.8 en prestaciones.
Lo anterior, mientras que funcionarios como Delfina Gómez ganan 154 mil 365 pesos al mes.

Más allá del discurso de beneficiar a los que menos ganan, lo que está detrás de este escalonamiento es la negativa del gobierno a aumentar el presupuesto educativo para revertir la pérdida del poder adquisitivo en el magisterio, cuando se destinan recursos millonarios a la Guardia Nacional, la militarización del país, los megaproyectos y el pago de la ilegítima deuda externa, nada de lo cual está en el interés del pueblo trabajador.

La [email protected] luchando también está enseñando

Los y las maestras debemos comenzar a sacar nuestras propias conclusiones en base a la experiencia que hemos hecho en estos casi 4 años de gobierno, reconociendo que las promesas de mejoras, tanto en los contenidos de la educación como en nuestras condiciones laborales, no han llegado. Pero tampoco vendrán de la mano de esperar a que algún partido político del régimen nos resuelva esta situación.

Los y las maestras de manera independiente podemos impulsar un gran movimiento nacional que exija un verdadero aumento salarial, por arriba de la inflación, acorde a la canasta básica, incluyendo los servicios que tenemos que pagar, como la renta de una vivienda, servicios de salud, ropa, calzado, transporte, etc.
Desde esa organización podríamos luchar unidos para conquistar que el salario aumente de manera automática cada vez que aumente la inflación. Además de ponernos al frente y organizarnos con las madres y padres de familia y otros sectores de trabajadores para luchar por nuestras demandas.
Las y los docentes mexicanos ocupamos entre el segundo y tercer lugar en el ranking de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con más horas trabajadas por año.
La nivelación salarial debería de ir acompañada de una nivelación en la cantidad de horas de trabajo, por ejemplo 6 horas diarias, cinco días a la semana, con 4 horas frente a grupo y 2 horas para la planificación de clase, evaluaciones y elaboración de material didáctico.
Podríamos también conquistar que la cantidad de alumnos por grupo se reduzca a 14 estudiantes como lo marca la OCDE, imponer que se construyan más escuelas necesarias y un aumento sustancial al presupuesto educativo.
Y para ello será fundamenta recuperar el SNTE, para utilizarlo como una herramienta de lucha y organización.
Defender nuestros derechos laborales también es parte de defender la educación pública y gratuita.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias