×
×
Red Internacional

Legislativas. Estados Unidos: los demócratas usan cínicamente el derecho al aborto como campaña electoral

Faltando tres semanas de las elecciones legislativas de mitad de mandato, Biden propuso un cínico trato a quienes quieren defender el derecho al aborto: que voten a los candidatos demócratas para que lo puedan legalizar. Algo que no hicieron en los últimos 50 años, lo usan ahora como campaña hacia las elecciones.

Lunes 24 de octubre de 2022 | Edición del día

El martes pasado por la tarde Biden pronunció un discurso que expresaba la estrategia de los demócratas en las elecciones legislativas de medio término que tendrán lugar en pocas semanas: presentar el derecho al aborto como promesa con el fin de asegurar más bancas en el Congreso para el Partido Demócrata.

Cuando hace unos meses la Corte Suprema anuló el fallo "Roe vs Wade" que despenalizaba el aborto desde el año 1973, quedó en evidencia que durante los últimos 50 años los demócratas nunca habían intentado legalizar el aborto por la vía parlamentaria, codificando ese derecho por ley, a pesar de haber tenido mayoría durante varios períodos. Por el contrario, lo dejaron en manos de una Corte Suprema a la que nadie elige y que en cualquier momento podía acabar con este derecho.

Te puede interesar: Corte Suprema de EE. UU. anuló el fallo que despenalizaba el aborto

Ahora y cerca de las elecciones los demócratas lo utilizan para su campaña electoral.
Rodeado de jóvenes y de las palabras "Restore Roe" [restaurar el fallo Roe], Biden habló de la importancia de los derechos reproductivos y prometió que si los demócratas ganan más asientos en el Congreso el 8 de noviembre, lo primero que hará es firmar una ley federal que codifique las disposiciones de Roe v. Wade: "Si te importa el derecho a decidir, tienes que votar. Por eso, en estas elecciones de mitad de mandato, es tan importante elegir más senadores demócratas para el Senado de los Estados Unidos y más demócratas para mantener el control de la Cámara de Representantes. Y, amigos, si lo hacemos, ésta es la promesa que les hago a ustedes y al pueblo estadounidense: El primer proyecto de ley que enviaré al Congreso será para sancionar el caso Roe v. Wade", dijo Biden.

Esto llega cuando Roe v. Wade no sólo ha sido anulado, sino que los republicanos de extrema derecha están atacando el derecho al aborto estado por estado y cuando un sector de la derecha está proponiendo una prohibición nacional de los abortos después de las seis semanas. Además, estos republicanos de extrema derecha han propuesto más de 200 leyes antitrans y ya han aprobado varias leyes que atacan a los jóvenes trans y a las personas LGBTQ, especialmente en las escuelas públicas, un hecho que Biden no mencionó en absoluto en su discurso.

El llamado del martes a los jóvenes para que acudan a las urnas es la culminación de la estrategia electoral de los demócratas a tres semanas de las elecciones de mitad de período y es un claro mensaje para el resto del Partido Demócrata: la pieza central de la campaña de mitad de término de los demócratas es el derecho al aborto.

Pero la verdad es que no hay casi ninguna posibilidad de que los demócratas salgan de las elecciones de mitad de mandato con una mayoría "a prueba de filibusteros" en ambas cámaras del Congreso [El filibusterismo en Estados Unidos es un artilugio legal que permite bloquear o retrasar la aprobación de una ley apelando por ejemplo, a discursos largos sobre cualquier cosa, que terminen por agotar todo el tiempo disponible para el tratamiento de una ley, NdE]. Es probable que los demócratas no estén en mejor posición (incluso pueden estar en peor posición) para aprobar leyes. Biden lo sabe. Sin embargo, incluso ahora, si quisieran aprobar una ley para proteger y ampliar el derecho al aborto, podrían hacerlo; pero deshacerse del antidemocrático filibusterismo no es algo que estén dispuestos a hacer en este momento.

Posicionarse como los defensores del acceso al aborto para ganar votos no es una estrategia nueva. Y hemos visto una y otra vez que esta estrategia es un callejón sin salida y que no podemos permitirnos seguir confiando en los demócratas para proteger nuestros derechos. La clase trabajadora y los oprimidos necesitan construir un movimiento independiente de los demócratas y necesitamos un partido propio que realmente luche por nuestros intereses contra los ataques del Estado.

Durante décadas, los demócratas han utilizado el derecho al aborto como una forma de movilizar a sus bases a las urnas. Una y otra vez, nos dijeron que la única manera de mantener las disposiciones ya limitadas establecidas en el caso Roe v. Wade era votar a los demócratas, sin importar lo desagradables que los progresistas encontraran sus políticas. Y sin embargo, a pesar de estas promesas, los demócratas no han hecho nada para aprobar ninguna protección para el aborto, dando paso a una serie de leyes y regulaciones estatales que han reducido el acceso al aborto, han cerrado clínicas y han hecho que el aborto sea inaccesible para millones de trabajadoras en los estados de todo Estados Unidos, incluso antes de que se anulara Roe.

La anulación del caso Roe contra Wade fue sorprendente para muchos. Casi el 60% de las personas encuestadas se oponen a la decisión. De hecho, el extraordinario apoyo al mantenimiento de la legalidad del aborto se manifestó apenas unas semanas después de la decisión de la Corte Suprema, cuando los votantes de Kansas, un estado rojo (tradicionalmente republicano), se volcaron de forma abrumadora en apoyar un referéndum para proteger el derecho al aborto.

Te puede interesar: Estados Unidos: abrumadora victoria del derecho al aborto en el referéndum de Kansas

A pesar de que durante décadas no hicieron nada para proteger el acceso al aborto, los demócratas volvieron a hacer del aborto su centro de atención, esta vez poniendo todos sus esfuerzos. A pesar de que la economía se está hundiendo y los índices de aprobación de muchas de las instituciones más antiguas del país son bajos, y a pesar de que se pronostica que sufrirán una aplastante derrota en noviembre, los demócratas han conseguido volver a utilizar el mismo argumento.

Un gran número de mujeres se ha registrado para votar desde la anulación de Roe, especialmente en los estados en los que se han presentado referendos que legalizan o protegen el acceso al aborto o en los que han entrado en vigor prohibiciones. Los números de las encuestas de los demócratas subieron a raíz de la decisión del Tribunal Supremo y, de repente, gran parte de su base estaba lista para movilizarse a las urnas. Los demócratas esperaban, al igual que en 2018, que una "ola de mujeres" sean protagonistas en las elecciones intermedias. Bautizado como "Roevember", los demócratas esperan que la ira, la preocupación y el miedo reales de la gente en torno al menguante acceso al aborto resuciten a un partido enfermo.

Pero no son sólo los políticos del Partido Demócrata los que llevan a las urnas el enfado con el Tribunal Supremo y el miedo a la falta de acceso a la sanidad. También son sus aliados en las grandes ONGs. Mientras the Women’s March (la Marcha de las Mujeres) anunciaba un "Verano de Furia", no hubo ni una sola acción nacional convocada y organizada por la organización. Cuando the Woman’s March convocó una conferencia nacional, fue principalmente como un mecanismo para llevar a la gente a las urnas. Cuando finalmente convocó un fin de semana de acción a principios de octubre, fue sólo para vincular esas acciones al voto por los demócratas el 8 de noviembre.

Esta política de "Roevember" se ha dirigido especialmente a los jóvenes. En su discurso, Biden hizo un llamamiento directo a los "jóvenes de esta nación":

“Hoy nos enfrentamos a un punto de inflexión, uno de esos momentos que sólo se dan cada varias generaciones, en el que se están produciendo tantos cambios -tecnológicos, políticos y sociales- que las decisiones que tomemos ahora van a determinar el futuro de nuestra nación y el de su generación durante los próximos 30 años o más, y esto sólo ocurre una vez cada cinco o seis generaciones. Sé que puedes sentir que es una carga añadida a todo lo que ya has pasado... No estoy diciendo que tengas que soportar la carga sola. La tarea que tenemos entre manos y la que tenemos por delante es obra de todos nosotros... Tu generación no será ignorada, no será rechazada y no se quedará callada.”

No es de extrañar que Biden esté desesperado por convencer a los jóvenes votantes de que se tapen la nariz y voten a los demócratas este otoño. Después de todo, los últimos años se han caracterizado por un descontento casi histórico con ambos partidos políticos, especialmente entre los jóvenes. Casi la mitad de los menores de 50 años desean que haya un tercer partido para elegir. Y cerca del 45% de las personas de entre 18 y 29 años ven el socialismo como "al menos algo positivo", frente a sólo el 40% que ven el capitalismo como "al menos algo positivo". En este contexto, los demócratas están haciendo un llamado directo a los jóvenes: vuelvan al Partido Demócrata. Vuelvan al mal menor. Crean una vez más que el sistema puede funcionar para defender a los oprimidos. Vuelvan a creer en las promesas de los demócratas de proteger el derecho al aborto. Quieren que creamos que no hay alternativa para quienes desean luchar por los derechos reproductivos, o por cualquiera de los otros derechos que actualmente son atacados.

A pesar de que mucha gente, al no ver otra opción, votará a los demócratas con la esperanza de alejar a la derecha, es una pregunta abierta sobre hasta qué punto centrarse en restaurar las disposiciones de Roe funcionará para los demócratas. Con la clase trabajadora sintiendo el golpe de la inflación, los números de las encuestas del propio Biden siguen siendo bastante bajos. Las contiendas en estados como Pensilvania, Georgia y Arizona están bastante reñidas, con los candidatos apoyados por Trump acercándose o superando a los candidatos demócratas. Detrás de todo esto está el hecho de que, de una manera u otra, hay una insatisfacción masiva con la economía y, más en general, con la dirección en la que se mueve el país.

Los demócratas utilizan el aborto como moneda de cambio

Mientras los ataques contra el derecho al aborto provienen de la extrema derecha, el Partido Demócrata no sólo se ha negado a proteger los derechos reproductivos, sino que ha participado en los ataques. Tenían una supermayoría con Obama y no codificaron Roe, a pesar de sus promesas de hacerlo. Ahora tienen una mayoría con Biden, y no codificaron Roe, sino que eligieron respetar el antidemocrático y racista método del filibusterismo. Además el partido ha seguido apoyando a candidatos demócratas antiabortistas.

También fueron los demócratas quienes en 1976 votaron a favor de la enmienda Hyde, que prohíbe el uso de fondos federales para la atención al aborto, obligando a las personas de bajos ingresos que reciben Medicaid a pagar los abortos de su bolsillo. Y en los más de cuarenta años transcurridos desde entonces han seguido defendiendo la ley. Dado que la legislación es ampliamente antipopular, especialmente después de que en los últimos años se haya puesto en el punto de mira el acceso al aborto mientras la derecha avanza ataque tras ataque contra los derechos reproductivos, muchos demócratas -incluidos Nancy Pelosi y Joe Biden- han dado finalmente un giro para decir que no apoyan la Enmienda Hyde y que son partidarios de anularla. Pero su postura no significa nada, ya que la enmienda Hyde sigue en pie. Mientras tanto, cientos de millones de personas pobres y de la clase trabajadora siguen sin poder acceder a servicios de salud reproductiva cruciales.

Como institución, el Partido Demócrata prefiere utilizar el acceso al aborto como táctica política para conseguir votos y mantenerse en el poder y mantener la ilusión de que representan los intereses de los explotados y oprimidos. Roe se ganó gracias a la lucha de millones de feministas en todo el país; y será la lucha, no el voto, lo que finalmente gane nuestro derecho al aborto libre, seguro y legal a voluntad.

¿Y la inflación?

Es importante destacar que el discurso de Biden sobre el derecho al aborto no mencionó la situación económica a la que se enfrentan millones de votantes en todo el país, a pesar de que la inflación es igualmente un ataque a las condiciones de vida de las mujeres, las personas trans y los negros y latinos a los que Biden dice proteger.

La inflación en Estados Unidos subió al 8,2% interanual el mes pasado, y el precio de los productos de primera necesidad, como los alimentos, se disparó. Mientras tanto, los beneficios de las empresas siguen subiendo. Además, la Reserva Federal no tiene pelos en la lengua: planea hacer que la clase trabajadora pague por la crisis aumentando los tipos de interés en un intento desesperado por frenar la economía, una medida que bien podría llevar a Estados Unidos y al mundo a otra recesión.

Y, sin embargo, Joe Biden y los demócratas quieren que la gente se centre únicamente en el aborto y que utilice el miedo a la derecha para alimentar sus votos, ignorando el hecho de que estos temas -que ocupan el primer lugar en la preocupación de la gente- están interconectados y ambos representan ataques a las condiciones materiales de cientos de millones de personas que viven en Estados Unidos. Ignorar la inflación mientras se centra en el derecho al aborto tiene el potencial de llevar a sectores enteros de la población a los brazos de la extrema derecha, que cínicamente dice preocuparse por la clase trabajadora y la economía mientras ataca sus derechos a la asistencia sanitaria, a votar, e incluso a existir.

Mientras los políticos quieren separar las demandas económicas de la demanda de derechos reproductivos, la realidad es que están profundamente entrelazadas. Tener o no un hijo y cuándo tenerlo es una elección que toda persona embarazada debería poder tomar. La mayoría de las personas que solicitan un aborto están preocupadas por el coste que supone un hijo para su situación económica en un país que cobra miles de dólares por dar a luz y cientos de miles de dólares más por criar a un niño hasta la edad adulta. La capacidad de ganarse la vida para uno mismo y su familia forma parte de la lucha por la justicia reproductiva; y serán las mujeres de bajos ingresos, las personas de color y los jóvenes los más afectados por la inflación, ya que la Reserva Federal sigue apuntando a los salarios para enfriar la economía.

Basta de malmenorismo

El Partido Demócrata no ha defendido ni defenderá el derecho al aborto. Durante décadas se ha mantenido al margen y ha permitido, e incluso a veces facilitado, la erosión del derecho al aborto de millones de personas, socavando el trabajo de los activistas que luchan por proteger el derecho al aborto y garantizar la atención sanitaria reproductiva. Junto con los republicanos, gobiernan a favor de los ricos y los capitalistas, aprobando una política tras otra que abre nuevas vías para la explotación de cientos de millones de trabajadores y pobres. Sin embargo, todavía quieren que creamos sus promesas vacías para ganar otras elecciones, sacando a relucir las mismas promesas y la misma retórica dentro de dos años.

La verdad es que si queremos conseguir una atención al aborto gratuita y accesible para todos y luchar contra la amenaza que supone la inflación para nuestras condiciones de vida, no será confiando en los demócratas. Será construyendo un movimiento en las calles, organizando protestas y acciones como las que conquistaron el derecho al aborto en Argentina. Será utilizando el poder del movimiento obrero y de los nuevos sindicatos que han surgido para realizar acciones en los centros de trabajo por los derechos reproductivos y contra el aumento del costo de la vida.

Pero para que este tipo de acción de masas avance y sea capaz de construir una fuerza que realmente pueda ganar nuestras demandas, necesitamos un partido propio de la clase trabajadora, y no sólo otra alternativa electoral. Tal partido podría tomar como tarea central la construcción de la lucha en las calles y los lugares de trabajo, ayudando a construir acciones de masas por la justicia reproductiva, los derechos trans, y para hacer frente a los esfuerzos de los capitalistas para hacernos pagar la crisis económica.

Ya es hora de que tengamos un partido que luche por la justicia reproductiva, además de luchar por la congelación de los precios a tasas anteriores a la inflación, que luche por el aborto legal, seguro y gratuito junto con los salarios que suban con la inflación y un sistema sanitario público. Necesitamos un partido que sea por y para la clase trabajadora multirracial y multigénero, no por y para los policías, los jefes o el sistema capitalista. Necesitamos un partido que luche por el socialismo, una sociedad en la que todos los explotados y oprimidos, los que hacen funcionar la sociedad, tengan el control y puedan obtener lo que necesitan, no sólo para sobrevivir, sino para ser verdaderamente libres.


El presente artículo es una versión traducida y editada del original en inglés publicado en Left Voice.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias