×
×
Red Internacional

Todos hacen sus planteos a un gobierno debilitado, sólo falta la voz de la clase trabajadora. Editorial de “El Círculo Rojo”, programa de La Izquierda Diario que se emite los jueves de 22 a 24 h por Radio Con Vos, 89.9.

Jueves 30 de junio | Edición del día
  •  Estamos atravesando una coyuntura particular y muy delicada. Es un “secreto a voces” o una afirmación en la que hay bastante consenso que la administración de Alberto Fernández está en un declive prácticamente irreversible. Hay muchos indicios que validan este pronóstico (la crisis económica, el derrumbe en las encuestas), pero quizá el factor que más lo demuestra es la separación permanente y cada vez más abierta que hace Cristina Kirchner con respecto de su gobierno.

  •  En este contexto, tiene lugar un fenómeno que es muy característico de situaciones como la actual: al Gobierno “lo vandorean” de todos lados. Esto es en “homenaje” —pongámoslo así— a la práctica atribuida al histórico dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica en los años sesenta-setenta del siglo pasado, Augusto Timoteo Vandor: presionar al extremo o “golpear para negociar”. “Vandorismo” pasó usarse o a resignificarse como “apretar” por las buenas o por las malas para reclamar por la suya. Repasemos un poco los distintos sectores:
  •  Hace algunas semanas fue la Asociación Empresaria Argentina (la AEA) la que convirtió su evento por el aniversario en un “pliego de demandas” que incluyó lo de siempre: ajuste fiscal, reforma laboral, lo que llaman “seguridad jurídica”, esto es ninguna restricción para los negocios etc.
  •  Más recientemente, levantó la voz la Fundación Mediterránea y su hoja de ruta llegó hasta Cristina Kirchner, a través Carlos Melconian que fue “fichado” por la Fundación para dirigir Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), que es el centro de formación de cuadros de esta otra poderosa entidad empresaria.
  •  Por estos días y a caballo del conflicto de los transportistas por la falta de gasoil se sumó la Mesa de Enlace Agropecuaria que anunció un paro nacional con cese de la comercialización de granos y ganado para el miércoles 13 de julio y no descartó extenderlo por más tiempo. La “jornada federal” incluirá movilizaciones pero sin cortes de rutas.
  •  Por último, para nombrar solo a los más importantes, llegó el informe del staff del Fondo Monetario Internacional publicado después de la primera revisión en la que pide cosas como: una gestión más disciplinada del gasto en la segunda mitad del año e incluso habla de los rubros en los que hay que recortar: subsidios al transporte; transferencias discrecionales a provincias y transferencias discrecionales a empresas públicas. También dice que hay que tener una “gestión prudente de los salarios”, se imaginan lo que es “prudente” para el Fondo Monetario ¿no? Las jubilaciones deben reducirse como porcentaje del PBI; “deben evitarse los ajustes sobre las pensiones” y textual, hay que avanzar hacia una reforma previsional.
  •  Bueno, a ver, la corrida cambiaria que tuvo lugar por estos días, aunque no tenga cara visible, aunque se la atribuya a “los mercados” es parte de lo mismo. Maniobras de compra y venta de pesos o dólares por parte de los grandes jugadores para imponer una devaluación, un plan económico etc.
  •  ¿Del otro lado qué tenemos? Y, tenemos una multiplicidad de conflictos y reclamos lógicos, esencialmente motorizados por la inflación y que fueron desde los movimientos piqueteros al conflicto Bagley-Arcor de Córdoba por el cambio de convenio colectivo y flexibilización laboral; movilizaciones docentes en Mendoza, San Luis, la Rioja (donde van seis semanas de paro), municipales de Jujuy o conflictos tan disímiles y tan cercanos en el área metropolitana de Buenos Aires como paró en Clarín, el largo conflicto del gremio del neumático o los trabajadores de la legendaria línea 60 que pelean contra los despidos.
  •  Si todas las “centrales” o corporaciones empresarias están a la ofensiva, la pregunta lógica es ¿qué pasa con las centrales obreras o las organizaciones de trabajadores y trabajadoras? Bueno, el grueso están enfrascadas en la interna del Frente de Todos.
  •  Vimos a la CTA de Hugo Yasky montar el escenario para la diatriba política de Cristina Kirchner, por estos días presenciamos una interna en la CGT por la organización de un acto para el presidente Alberto Fernández. Sobre esto conversaba con un periodista estos días que a la vez había hablado en off con un dirigente sindical que estaba en el medio de este lío del acto: el tipo le decía que “poner la cara al lado suyo —por Alberto Fernández— en este momento te liquida”. Y, además, agregaba que “las bases me pidieron paro toda la semana", pero conviene hacerlo para "no tumbarlo".
  •  No sé cuánto tendrá de cierto, pero es una excusa que siempre se pone: todos están habilitados al gobierno (los empresarios, los “mercados”, los dueños de tierra, incluso los mismos componentes de coalición), pero los que más pierden tienen que ser “prudentes”.
  •  Y escuchen lo que decía hace unas semanas el secretario de Prensa de la CGT, Jorge Sola (hombre del sindicato del Seguro): primero descartó un paro general y criticó a “los formadores de precios”, y después: “hay que ser creativos para expresar el malestar por los precios”.
  •  El reclamo de un paro nacional y movilización se impone por la fuerza de las cosas, justamente porque están en la mesa las agendas de todos, menos la de los trabajadores y trabajadoras. Para discutir el problema del salario, el aumento de la asistencia social como cuestiones inmediatas o el reparto de las horas de trabajo (sin reducción salarial) para un problema estructural.
  •  Evidentemente, existe una situación compleja, hay mucha crisis, mucho ruido, pero acá falta una voz y precisamente es la mayoritaria.


  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias