×
×
Red Internacional

La Laguna es una zona lacustre que abarca 10 municipios del estado de Durango y 5 municipios del estado de Coahuila, desde hace 20 años padece la falta regular de agua debido a la sobreexplotación del subsuelo, mientras los niveles de arsénico persisten en la población.

Maestra Teresa AguilarMaestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Jueves 26 de agosto de 2021 | 16:34

El problema data desde hace más de medio siglo; ambientalistas y expertos advierten sobre su agotamiento, sobre el alto contenido de arsénico y otras sales en proporciones dañinas para el organismo; así como la preferencia que se da, en los hechos, por parte de las autoridades a su uso agrícola empresarial desatendiendo las necesidades domésticas de las ciudades y poblados.

Los niveles de arsénico persisten en la población

En 2011, la Facultad de Medicina Unidad Torreón, en conjunto con el grupo periodístico Milenio Laguna y Multimedios, extrajo 145 muestras en agua de ingesta para determinar los niveles de concentración de arsénico en ocho municipios de la Comarca Lagunera. Dicho estudio reveló que en el municipio de Torreón, 9 de 21 colonias presentaron niveles de arsénico superiores a los permitidos.

A diez años de que la federación definiera instalar filtros a pie de pozo para disminuir las concentraciones de arsénico, persisten en las comunidades rurales de Francisco I. Madero, San Pedro, Gómez Palacio y Tlahualilo, concentraciones de hasta 500 microgramos de arsénico por litro en pozos o norias, donde se abastece la ciudadanía cuando no hay agua en la red misma que, a su vez, presenta altas concentraciones que oscilan entre los 40 a 50 microgramos de arsénico.

Esto, cuando lo recomendado para el cuerpo humano son máximo 25 microgramos, según la norma “Salud Ambiental, agua para uso y consumo humano-límites permisibles de calidad y tratamiento a que debe someterse el agua para su potabilización”.

El investigador de la Facultad de Medicina Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), Gonzalo García Vargas, miembro de la Sociedad Mexicana de Toxicología, dio a conocer que la Facultad realizó un muestreo en 2019 donde se detectaron elevadas concentraciones de arsénico en la orina de niños de preescolar en el municipio Gómez Palacio. Para este estudio, se analizaron 48 muestras en 2 centros educativos y se observó que en un 33 % los niños presentaron valores superiores a 35 microgramos de arsénico por litro, lo que genera una seria preocupación.

¿Qué está provocando los altos niveles de arsénico en el agua?

Según cifras de Conagua, en 2018 el 81.9 % del volumen de agua disponible en la región se usó para fines agrícolas, es decir, 883.9 millones de metros cúbicos de los mil 88.5 millones disponibles.

A diferencia de otros sembradíos, el de alfalfa demanda grandes cantidades de agua para crecer. De las 175 mil 662 hectáreas de riego en la región, las sembradas de forraje son 135 mil 446. La dependencia al monocultivo de alfalfa que impone la burguesía ganadera regional es aún más alarmante si se toma en cuenta que el ecosistema de la región es semidesértico, con escasas lluvias durante el año.

La industria lechera, principalmente Grupo Lala, ha originado una excesiva presión sobre los mantos acuíferos de la Cuenca Nazas-Aguanaval a tal punto que en la región se extrae más agua de lo que naturalmente se recarga con la filtración de lluvia.

El abatimiento de los acuíferos es tal que se extrae agua a más de 200 metros de profundidad del Acuífero Principal, un nivel que se esperaba alcanzar hasta el año 2100 pero que la avaricia de los dueños de Grupo Lala ha adelantado 80 años.
Por otra parte, se estima que en el 2018 se explotaron ilegalmente 441 millones de metros cúbicos de agua tan sólo del Acuífero Principal Región Laguna.

Te puede interesar: LALA, el cáncer de La Laguna

¿Qué significa el alto consumo de arsénico para la salud humana?

En la región lagunera, al centro-norte del país, el 18 % de las muertes anuales son a causa del cáncer. Esto tiene que ver directamente con el alto nivel de arsénico en el agua, consecuencia de la sobreexplotación de los mantos acuíferos por la industria lechera.

El doctor Javier García Salcedo, coautor del libro “Arsénico. Perspectiva Epidemiológica, Ambiental y de Salud” e investigador desde hace 47 años sobre el metaloide en la región, señala que una persona que tenga una predisposición familiar a padecer cáncer ya sea de mama, útero, ovarios, colon o próstata y ha consumido agua con arsénico durante largo tiempo, el mismo se detona más rápido; de ahí que la comarca lagunera presente los primeros lugares en frecuencia de cáncer.

¿Cuál es la solución y por qué no se ha puesto en marcha?

Las autoridades gubernamentales defienden a capa y espada el proyecto “Agua Saludable para La Laguna” en el que se pretende extraer el vital líquido del Parque Estatal Cañón de Fernández, un área natural protegida que sólo brindará una salida temporal mientras continúe el nivel de explotación actual del agua.

No funciona construir otra presa para poder continuar extrayendo el recurso, es necesario reducir el volumen de extracción de agua de los mantos acuíferos a menos de la mitad de lo que actualmente se extrae, que es más del doble de agua del subsuelo de la que se alcanza a recargar. Además se tiene que reducir temporalmente aún más ese volumen de extracción para que el acuífero se restablezca a un nivel en el que la proporción de arsénico se reduzca hasta niveles no dañinos.

Los expertos advierten que, de continuar extrayendo el volumen del actual líquido, además del problema del arsénico en el agua y del acaparamiento del recurso por los grandes productores agrícolas, los mantos acuíferos se van a agotar a más tardar en 30 años. Recordemos que entre el 80 y el 90 % del agua que se extrae es para uso agrícola, particularmente sembradíos de forrajes para las vacas.

El criterio a aplicar para definir a quiénes se va a afectar con esa reducción, cuáles pozos tienen que disminuir la extracción o cancelarse, dependerá de que la población afectada recupere, con la presión social, su derecho al agua, rompiendo con la tradicional tendencia gubernamental a favorecer al empresariado, pudiendo conformar un comité de planificación de los usos de los recursos naturales, basado en las organizaciones obreras y campesinas, para controlar el abuso de los agronegocios.

La escasez de recursos acuíferos en el mundo se está volviendo crítica, las necesidades de las poblaciones y su tamaño no admiten desperdicio de recursos, la ineficiencia en su uso no es tolerable. Dejar la explotación de los recursos naturales en manos del gran empresariado, a estas alturas del cambio climático, es criminal.

Te puede interesar: Escasez de agua en La Laguna en tiempos de Covid-19




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias