×
×
Red Internacional

Aristocracia universitaria. Los salarios estratosféricos de las «élites doradas» de universidades en México

El número de integrantes de distintas cúpulas burocrático/académicas que controlan las principales universidades de México y que perciben sueldos superiores a los del presidente López Obrador, (112 mil 122 pesos) asciende a más de 600.

Jueves 13 de enero | 14:28

Esta realidad fue puesta en evidencia por una investigación elaborada por docentes de la UNAM así como de la Universidad Autónoma del Estado de México y la Universidad Autónoma de Zacatecas, en coordinación también con investigadores de la Universidad de Notre Dame y publicada en la revista digital Sin Embargo.

El trabajo periodístico, no obstante, refleja una situación ampliamente conocida y generalizada que predomina en las instituciones de educación superior del país, la cual se caracteriza por la abismal brecha salarial que existe entre los mencionados integrantes de las élites doradas y la gran mayoría de docentes y trabajadores administrativos, quienes además de contar con salarios bajísimos, se encuentran en la más aguda inestabilidad laboral.

El estudio en cuestión se realizó utilizando una base de datos en la cual fue integrada información en torno a los salarios de 90 mil 530 profesores de 47 universidades del país, brindando información en la cual salen a relucir casos como los de algunos académicos de la Universidad Autónoma del Estado de México que ganan la cantidad de 104 pesos a la quincena por impartir una materia (5 horas/semana/mes).

Los sueldos más elevados, según muestra la investigación, pertenecen a integrantes de las castas doradas de la Universidad de Guadalajara, de la UNAM, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la Universidad de Veracruz, la Universidad Autónoma de Colima, la Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), la de Sonora (Unison) y la Autónoma de Sinaloa (UAS).

Los resultados del trabajo muestran que las mayores desigualdades e injusticias laborales en universidades coinciden, precisamente, con aquellas casas de estudio donde prevalecen los cacicazgos universitarios más violentos: el caso de la UNAM con la estructura caciquil de “Los Médicos”; el de la UdeG con el cacique Raúl Padilla; el de la UAS con el cacicazgo de Héctor Melesio Cuén Ojeda (estrechamente ligado al Cartel de Sinaloa); y el de la UAEH con la estructura caciquil de “La Sosa Nostra”, dirigida por la familia Sosa Castelán.

Estos dos últimos cacicazgos mencionados han sido fuertemente apoyados por el Morena a nivel tanto estatal como federal, pues, en el caso de Sinaloa, Melesio Cuén ha sido nombrado Secretario de Salud del gobierno morenista de Rubén Rocha Moya. En el caso de la “Sosa Nostra”, dicha estructura caciquil fue beneficiada con distintas candidaturas del Morena que permitieron a sus integrantes llegar a curules en la Cámara de Diputados a nivel federal.

También te interesará leer:
El Morena y los cacicazgos universitarios

Desigualdad salarial, el caso UNAM

En el caso específico de la UNAM el rector, su más cercano equipo y directores de facultades, escuelas e institutos, conforman un grupo de 85 funcionarios universitarios que perciben entre 90 mil y 183 mil pesos al mes. La Universidad invierte en sus salarios, más de 120 millones de pesos al año en total, o sea, el 6 por ciento de los 2 mil 100 millones de pesos que destinó en 2021 dicha Universidad a la denominada “gestión institucional”. Según el tabulador salarial 2021 de funcionarios de la UNAM [1], el rector Graue gana 183,560.00 pesos mensuales. El aguinaldo de Graue fue de 40 días de salario, es decir, de alrededor de 244,746.66 pesos. Al día el rector de la UNAM gana la cantidad de 6,118.66 pesos.

Mientras tanto, un profesor de asignatura A de la materia Algebra Superior, en la Facultad de Ciencias, con 12 años de antigüedad, recibe una remuneración de $ 420.06 pesos por una materia (5 horas/semana/mes).

En este caso, suponiendo que un docente de ese nivel cuente con 20 horas/semana/mes, percibiría mensualmente 1,680 pesos. Para ganar lo que gana el rector Graue en un mes, un académico que cuente con la carga de materias mencionada, tendría que trabajar poco más de... ¡9 años!.

Para dar la lucha frente a esta situación es que en febrero de 2021 nació el movimiento #UNAMnoPaga, impulsando las demandas de basificación y derechos laborales plenos. Por su cuenta, las autoridades universitarias UNAM respondieron con el despido de 10 profesores de la FES Acatlán y uno de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Es necesario luchar para lograr que se garanticen derechos laborales plenos para todos los docentes y trabajadores administrativos de nivel medio superior y superior; para ello también es necesario acabar con los privilegios y reducir los sueldos estratosféricos de las castas doradas de las universidades.

A la par de esto es imprescindible exigir un gran aumento al presupuesto educativo federal para así lograr una gratuidad real de la educación media superior y superior; no puede haber educación verdaderamente gratuita sin basificación y derechos laborales plenos, con sueldos que mínimamente cubran el costo de la canasta básica.

Finalmente, tal como planteamos en esta nota es necesario avanzar en la perspectiva de que las universidades deben ser administradas por las comunidades universitarias, es decir, estudiantes y trabajadores, tanto académicos como administrativos, mediante un gobierno tripartito con mayoría estudiantil, para que sea la comunidad universitaria quien decida de manera democrática cómo utilizar los recursos de la universidad para garantizar salarios y condiciones laborales dignas, es decir, pelear por instaurar una universidad al servicio del pueblo trabajador.


[1Consultado aquí: https://bit.ly/34Ip9uc

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias