×
×
Red Internacional

En los poco más de 7 meses que estuvo en el cargo los alimentos y bebidas aumentaron 46,3%, muy por arriba del 38% de la inflación promedio, según datos de la consultora Eco Go. Sus políticas, como la expansión de Precios Cuidados, se mostraron impotentes para frenar la escalada de la inflación.

Matías Hof@HofMatias

Miércoles 25 de mayo | Edición del día

El 12 de octubre del año pasado, Roberto Feletti había sustituido a Paula Español que ya estaba cuestionada por no poder controlar los precios, pero con su llegada la inflación mensual pasó de estar en el orden del 3 %, al 5 o 6 % (con el pico de marzo de casi 7 %). Ante el malestar social creciente y con la interna dentro del Frente de Todos cada vez más desarrollada, Alberto Fernández optó por pasar la secretaría de Comercio Interior a la esfera de Martín Guzmán; situación que Feletti aprovechó para dejar su cargo e intentar deslindar al kirchnerismo de uno de los problemas centrales del Gobierno.

Los números son elocuentes, la renuncia llega luego de que la canasta básica alimentaria del Indec subiera en abril 6,7 % y acumulara un 59,4 % interanual, sólo hasta ese mes el Índice de Precios al Consumidor, durante 2022, subió un 23,1 % y es difícil encontrar estimaciones que lo ubiquen en menos de 70 % para cuando el año finalice.

Feletti fue sumando canastas y controles: amplió Precios Cuidados, sumó cortes de carnes, subsidios a los derivados de la harina y dos canastas creadas específicamente para autoservicios, almacenes y tiendas de cercanía. La totalidad de sus programas abarcan a casi 1.900 artículos, pero que se concentran casi exclusivamente en los grandes supermercados y no siempre se consiguen. Estos programas se chocaron (y seguirán chocando) con el interés de las grandes empresas alimenticias de aprovechar el contexto internacional de suba de precios para hacer crecer sus ganancias, empresarios que concentran grandes porciones del mercado a los cuales el secretario (más allá de sus amenazas) nunca buscó afectar.

Te puede interesar: Renuncia de Feletti: una maniobra para esquivar responsabilidades por la inflación

Hace dos meses, el renunciante, esquivó su responsabilidad y culpó al ministro de Economía, Martín Guzmán del problema: "Yo no hago política económica, hago política de precios", dijo en declaraciones radiales y agregó que “Milagros uno no hace”. Pero mientras millones ven como la suba de los precios les hace imposible cubrir sus necesidades tanto él, como el kirchnerismo, no ofrecen ninguna alternativa, se corren a un costado y el Gobierno sigue adelante con la política económica de ajuste acordada con el FMI.

Feletti venía reclamando, sin éxito, una nueva suba a las retenciones y se apoya en esta discusión para justificar su renuncia, en su cuenta de Twitter se puede leer: “estas herramientas regulatorias, que fueron pertinentes y necesarias hasta finales del mes de febrero, se tornaron insuficientes a partir del inicio del conflicto bélico en Ucrania y el consecuente impacto en el precio internacional de los alimentos”. Difícilmente las retenciones podrían cambiar la situación en el corto plazo, es cierto que aumentarían la recaudación del Estado, pero con un presupuesto orientado a acumular reservas para pagarle al Fondo Monetario, el problema estructural seguiría sin solución.

También podes leer: Guillermo Hang: el reemplazante de Feletti fue funcionario de Macri y es parte del BCRA

Con la inflación golpeando los ingresos de las grandes mayorías, en especial a aquellos que se les hace muy difícil garantizarse una alimentación saludable, la gestión de Feletti para contrarrestar la suba de los precios de los alimentos, la ropa y demás bienes y servicios esenciales fue un fracaso tras otro. Su reemplazo por Guillermo Hang, un hombre que responde al ministro de Economía, no da signos de que la curva cambiará de sentido. El pacto de ajuste con el FMI es el que marca el camino, más allá del cambio de nombres.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias