×
×
Red Internacional

En los próximos meses el sindicato nacional de trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realizará dos congresos: el LVIII Congreso Nacional Ordinario y el XXV Congreso Nacional Extraordinario.

Sábado 28 de septiembre de 2019 | 20:47

En el primero se intentará imponer un pliego petitorio que realizó la dirigencia charril del sindicato y en el segundo, esta misma dirección conocida como Comité Ejecutivo Nacional, intentará modificar los estatutos reglamentarios del SNTSS (Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social).

La dirigencia modificará los estatutos de la organización de una manera no democrática, ya que no está llamando a asambleas informativas ni participativas, dejando únicamente a los trabajadores la supuesta opción de ejercer la democracia a través del voto, delimitando la verdadera democracia obrera y la vida político-sindical.

Algunas de las modificaciones son el recorte a solo 385 plazas de limpieza e higiene y la revisión de plantillas sólo en urgencias médicas, cuando en realidad se necesitan más de 35 mil, para cubrir los parámetros de limpieza e higiene en las diferentes áreas gris, blanca y negra.

A este Congreso, las y los trabajadores llegan con un Contrato Colectivo de Trabajo liquidado por la burocracia sindical.

Es por esto que ante la inminente pérdida de derechos laborales y el avance de la precarización los trabajadores debemos organizarnos para recuperar la estructura sindical que es un instrumento de defensa y lucha para todos, se deben de realizar asambleas informativas y comités de base independientes de las autoridades y de la misma dirección sindical que pacta con los partidos en turno para implantar estos designios.

Esto con la idea de proyectar y votar a delegados verdaderamente combativos con mandato de base y que luchen por defender la Seguridad Social Pública, ya que esto implica no solo defender nuestro trabajo si no el derecho a la salud de nuestras familias y de todos los trabajadores.

El gobierno de la 4T dice haber erradicado el neoliberalismo, que estamos todos representados en sus dirigentes, que es garante de los derechos laborales, pero en la práctica la privatización de la salud y de nuestras fuentes de empleo continua con su política como con los gobiernos abiertamente neoliberales.

A pesar de que la dirección y las autoridades intenten alejarnos de la vida sindical por medio de la falta de información, convocatorias en lugares poco vistosos y sin asambleas, debemos de exigir información y rendición de cuentas.

Entendemos que es momento de tomar conciencia de lo que pasa en nuestros centros de trabajo y debemos de comenzar a organizarnos y a exigir para dejar de estar perdiendo más y más derechos.

Debemos de romper la apatía y el silencio, debemos de reconocernos como clase trabajadora y ejercer nuestros derechos, así como apoyar y tomar el ejemplo de las luchas de los maestros, de los automotrices que hoy se encuentran enfrentando despidos en Silao o de las importantes huelgas de principio de año en Matamoros que lograron defender el aumento a su salario.

El derecho a la salud es un derecho humano universal que en otros países ya se ha privatizado y tiene consecuencias terribles tanto en la enfermedad como en el bolsillo, además de que enriquece a las aseguradoras que juegan con los padecimientos y someten a los trabajadores a condiciones de mayor explotación laboral.

La lucha por la democracia sindical para recuperar el sindicato y convertirlo en una verdadera herramienta de combate al servicio de las y los trabajadores, debe estar articulada con la lucha por la independencia total del sindicato de los designios del Estado y el gobierno de AMLO.

*Con información del boletín 61, de la Asamblea Nacional de Trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social ANdTIMSS




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias