×
×
Red Internacional

Capitalismo depredador. Querétaro crece y su escasez hídrica también

Los problemas y complicaciones derivados del cambio climático, así como la escasez del vital líquido, se magnifican en nuestro país, y Querétaro en particular, no se queda atrás, cuestiones que subyacen del crecimiento urbano y el desarrollo industrial de los últimos años.

Miércoles 16 de marzo | 23:31

El estado de Querétaro y su Zona Metropolitana se han convertido en destinos “privilegiados” para habitar dentro de territorio mexicano. El estado cuenta con una de las tasas anuales de mayor crecimiento en el país, acompañado y/o derivado de un pujante desarrollo industrial, así como un acelerado incremento empresarial.

Cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) del 2020, reportaron que la entidad llegó a una tasa de crecimiento media anual de la población de 2.7%, la segunda más elevada del país entre el 2010 y 2020.

El crecimiento desmedido de la mancha urbana y de su población han acelerado el problema de escasez y distribución del recurso hídrico, con un evidente incremento en el abatimiento de los mantos acuíferos y la explotación de pozos hídricos.

Agreguemos que cálculos empresariales proyectan que en menos de 1 década, la capital queretana y su zona conurbada crecerán en más de 1 millón 500 mil habitantes, panorama que obliga a la necesidad de poseer más y mejores servicios básicos para atender a la población.

Te puede interesar leer:
Crisis del Agua. Sequía en México: la padece el pueblo, no las empresas

Declaraciones y cifras oficiales reflejan que cada año se extrae más agua del acuífero del Valle de Querétaro, que comprende los municipios de la capital, Corregidora y El Marqués. Se trate para uso agrícola, industrial y/o doméstico, las cantidades que se obtienen fácilmente representan el doble de agua subterránea que se recarga de manera natural en el mismo acuífero.

Hace un año la Comisión Nacional del Agua (Conagua) manejó que el almacenamiento de las presas en el país, de manera general, estaba un 10% por debajo de los niveles del 2020, incluyendo 111 de las principales presas del país por debajo del 26% de su capacidad; siendo los estados de mayor gravedad Sinaloa con 47%, Coahuila con 40% y Querétaro con 20%.

Puede interesarte leer:
La sequía en México afectando al pueblo pobre mientras el 70% del agua está privatizada

Aunque cabe decir que el incremento de las precipitaciones pluviales no necesariamente han sido una solución, ya que incluso, en varias ocasiones las lluvias han sido parte del problema, no se puede olvidar que después de las lluvias de septiembre y octubre del 2021 se llegó a más 35 días de irregularidad en el servicio.

El Acueducto II, mismo que aún no hemos terminado de pagar, tuvo que ser reabastecido, incrementándose la explotación de los mantos acuíferos en cuestión. Lo anterior, sin mencionar los problemas y complicaciones por las inundaciones que llevaron a 7 personas fallecidas, cientos de familias trabajadoras afectadas, 11 municipios y decenas de colonias con daños.

Te invitamos a leer:
Crisis Pluvial en Querétaro; entre la escasez y el derrame de presas

Como informó en su momento la Comisión Estatal del Agua (CEA), una vez que concluyó el desfogue de las presas, y cuando finalmente, se regularizó el funcionamiento del Acueducto II, durante la contingencia se incrementó la extracción de aguas subterráneas para abastecer las colonias que normalmente se dotan del acueducto. Además de un operativo que incluyó alrededor de 74 colonias de la capital que fueron apoyadas con pipas y auto tanques con el preciado recurso hídrico.

Si bien la escasez del agua también responde a efectos y resultados del cambio climático, el problema inmediato resulta del acaparamiento del agua por parte de las industrias; destacándose las mineras, las embotelladoras de refrescos y cervezas, así como grandes empresas agrícolas, ganaderas y avícolas. De la misma manera que las inmobiliarias con la generación de fraccionamientos a diestra y siniestra.

Puedes leer:
Medio Ambiente. Querétaro: la industria inmobiliaria aprovecha la falta de regulación del agua

El desarrollo industrial empujando el crecimiento poblacional del estado, así como la alta demanda del agua para las actividades agrícolas, ganaderas y de asentamientos habitacionales, junto con los rezagos en su tratamiento doméstico e industrial, reflejan la falta de un verdadero interés de las instituciones y autoridades en sus 3 niveles administrativos para el manejo responsable del líquido. Resultando, de la mano de las industrias, las y los responsables del desabastecimiento del agua.

La Conagua ha brindado concesiones a las industrias de manera preferencial, antes que para el suministro y consumo de los hogares de las familias trabajadoras, dando como resultado que en México, el 70% del agua potable esté concesionada, permitiendo el acaparamiento privado del recurso hídrico solo por el 2% de la población.

Urge reunir esfuerzos de manera independiente a los partidos políticos e instituciones del régimen, quienes siempre están al servicio de los sectores empresariales y grandes industrias.

Es necesaria la organización política de las clases trabajadoras y masas populares para exigir que la gestión y el uso del agua pasen a manos de las y los trabajadores, amas de casa, campesinos pobres y estudiantes que, junto a los pueblos originarios, generen y encabecen comités públicos por el uso y control del agua.

¡Cambiemos el sistema no el clima!

Puedes leer:
Escasez del agua: un reto paras las clases trabajadoras y sus familias en Querétaro




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias