×
×
Red Internacional

TRABAJADORES TELEFONISTAS.¿Sería perjudicial para el STRM estallar una huelga contra Telmex?

De acuerdo con la dirección del Sindicato de Telefonistas el estallamiento de huelga contra Telmex parece “inminente”, por la insistencia del patrón en modificar una vez más la cláusula jubilatoria.

Martes 18 de mayo | 00:49

Una vez más la cúpula del STRM amaga con el estallamiento de una huelga contra Telmex, para el 20 de mayo en esta ocasión y a causa de la intención patronal por tocar la cláusula jubilatoria y negar aumento salarial.

No obstante, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del sindicato anunció una reunión a puerta cerrada entre el secretario general del STRM y Carlos Slim Helú, dos días antes de vencer la “prórroga” de huelga por “revisión salarial”. Dejando así la puerta abierta a un “acuerdo” que podría ser presentado como “última y definitiva propuesta” ante la base y evite un movimiento de huelga.

¿Huelga o “conciliación”?

Pero mientras la dirección sindical mantiene estos amagues de “lucha” contra Telmex, por otro lado amedrenta a la base con la idea de que pelear con paros y huelgas sería “contraproducente” para los trabajadores, ya que ocasionaría o la “quiebra” de la empresa o una “requisa” por parte del Estado que implicarían “despidos”.

Esta actitud contraria a la huelga de la dirección telefonista, encabezada por Francisco Hernández Juárez (FHJ), tiene ya una larga tradición en el STRM, desde las últimas huelgas que impulsó a principios de los años 80´s. Cambiando los paros y las huelgas después por la “conciliación” con el patrón como forma de “adaptarse” a las nuevas condiciones neoliberales que comenzaban a establecerse.

De acuerdo con la burocracia sindical, los tiempos de lucha obrera con métodos clásicos quedaron en el pasado y actualmente se trata de ayudar a los patrones a alcanzar sus objetivos productivos por el bien de “la fuente de empleo”. Por esa razón FHJ eliminó de los Estatutos sindicales los paros y las huelgas como métodos legítimos de lucha obrera, sustituyéndolos por la idea de “movilización productiva” que cambia el sentido combativo de la organización por el de la “cooperación” con el patrón.

Por ese motivo la dirección sindical, que constantemente amenaza con estallar la huelga en Telmex, nunca pasa de los discursos y termina por pactar y ceder antes que emprender una lucha real contra el patrón. Vendiendo la idea de que no es necesario oponerse a las políticas de la empresa sino “cooperar” y “ayudarle” por el “bien común”.

De igual forma para sustentar su ideología, FHJ constantemente pone de ejemplo luchas como las del SME, Mexicana de Aviación, e incluso actualmente las luchas que mantienen el SutNotimex o los trabajadores de Interjet, como ejemplos de luchas que usaron métodos clásicos y “fracasaron” o se encuentran en un “callejón sin salida”. Porque de acuerdo con el secretario general del STRM esos sindicatos no fueron capaces de “ceder” y “negociar” con sus patrones y ahora están pagando las consecuencias de sus luchas “radicales”.

Te puede interesar: La UNT y el Primero de Mayo bajo la pandemia

También la dirección telefonista azuza a a base del sindicato con los fantasmas de la “quiebra”, “requisa” y “desocupación”, como supuestas consecuencias “lógicas” de luchar combativamente contra la empresa. Como si no fuera mediante esos métodos como el STRM conquistó su CCT, a través de luchas que en efecto fueron duras para generaciones anteriores de telefonistas pero de las que salieron victoriosos gracias a su combatividad y solidaridad obreras.

Detrás de sus ideas sobre la “conciliación de intereses” con el patrón, que la burocracia del STRM defiende como una nueva forma de sindicalismo “responsable”, está el avance tanto de las políticas neoliberales en el país como de su aplicación en Telmex a través de las ideas de “productividad”, “flexibilización” y “competitividad”, mediante las cuales Slim a logrado modificar las relaciones laborales a su favor sin necesidad de golpear duramente el CCT.

El poder de la base trabajadora organizada

Lejos de creer que la huelga significa el mayor peligro para la base telefonista y por lo cual la “única” alternativa posible es “conciliar” con el patrón -es decir “ceder”-, la huelga representa su mayor fortaleza y mejor opción para hacer retroceder a Slim en su intención no solo de modificar la cláusula jubilatoria, sino también de pactar cualquier “plan” que ponga en riesgo la pensión de los trabajadores, logrando por el contrario que sea el 14vo hombre más rico del mundo quien se haga cargo de la crisis que él mismo generó.

Telmex es la empresa “madre” de este sector estratégico nacional, por donde pasa el tráfico no solo de Telcel sino también de las empresas que le “compiten” en el mercado. Por esto una huelga que apunte a “bajar el switch” implicaría la paralización incluso de otros sectores importantes a nivel nacional, así como una presión política enorme para el hombre más rico del país e incluso para el gobierno de AMLO, quien se ha negado a atender las demandas del sindicato contra la “reforma en telecomunicaciones” y “la separación funcional”.

Si bien es cierto que la “requisa” fue una política del Estado para atenuar los efectos de las huelgas del STRM a finales de los 70´s y comienzos de los 80´s, no implicó una derrota de esos movimientos, pues el sindicato se mantenía en paro negociando con la patronal y el gobierno aunque las instalaciones fueran tomadas por agentes federales. De hecho esas luchas triunfaron a pesar de las maniobras del gobierno, que en ese tiempo aún ocupaba la figura de patrón en Telmex al estar estatizada y le daba el derecho de intervenir en un movimiento huelguístico.

De igual forma resulta ilógica el aparente “argumento” de la dirección sindical acerca de que una huelga llevaría a la quiebra a la empresa, puesto que no solo las ganancias brutas de la empresa continúan por los cielos -como puede comprobarse en los estados financieros anuales de América Móvil– sino porque es la empresa del magnate que posee una fortuna superior a la economía de países enteros.

Es hora de que la base trabajadora de Telmex se sacuda de encima la constante presión patronal por satisfacer sus “necesidades” financieras y productivas, que detrás de los discursos “triunfalistas” de su dirección sindical acerca de mantener “intacto” el CCT ha llevado a ceder mucho terreno ante el patrón. Slim debe responder por su millonaria deuda con el Fondo de Jubilaciones para acabar con la discusión acerca del “peso del pasivo laboral” y reintegrar a todas las filiales de Telmex para evitar que siga fugando las utilidades, lo cual implica la unidad con todos los trabajadores tercerizados por su basificación y sindicalización.

Para lograr esto, en primer lugar la base trabajadora necesita recuperar su sindicato de las manos de la burocracia que desde hace décadas lo mantiene atado a los intereses del patrón, rescatando así su organización y su tradición combativa para la lucha por la conquista de sus legítimas demandas. De aquí la importancia que tienen las asambleas de base y la razón por las que el CEN es enemigo de organizarlas en cada centro de trabajo, sustituyendo la democracia obrera por una democracia formal en donde las decisiones se toman de manera vertical y autoritaria.

Te puede interesar: ¿Qué expresó la movilización del 1° de Mayo?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias